Mis Noticias

La tierra y sus leyendas

[IMGR]http://i209.photobucket.com/albums/bb30/loltzin/PopolVuhNo1OrigendelaVidaa.jpg[/IMGR]Los hombres de madera y los cuatro brujos.

Leyenda quiché o maya. Guatemala.

Cuenta el Popol-Vuh cómo en un principio no existía nada, todo estaba vacío, silencioso e inmóvil. Sólo existían el cielo y el mar en calma y los progenitores, que eran grandes sabios: el Creador, el Formador, Tepeu (el Soberano) y Gucumatz (culebra de plumas que anda en el agua). Entonces vino la palabra, vino de los Señores del Cielo, de la noche; hablaron, meditaron, celebraron consejo…crearon las montañas y los valles y el agua tomó su curso entre los ríos, los riachuelos y los mares; y tomaron su lugar los genios de la montaña, las plantas y animales …

Cuando los dioses les ordenaron a los nuevos seres que hablaran y gritaran segun su especie en alabanza suya, resultó imposible que los animales entendieran y hablaran. Así fueron condenados a vivir en los peñascos y barrancas, a comerse unos a otros. Los dioses necesitaban seres que les rindieran culto. Entonces decidieron construir al hombre…

Emplearon primero tierra, pero el resultado no les satisfizo porque se ablandaba y desmoronaba, por no decir que aquellos hombres no les entendían ni tenían conciencia; y así, usaron la madera.

Los hombres de palo podían hablar y reproducirse, pero no tenían alma ni entendimiento; andaban a gatas, no tenían sangre, eran resecos y amarillentos.

Y aquellos hombres resóltaron muy imperfectos, pronto se olvidaron de los Espíritus del Cielo que los habían creado y su comportamiento rebelaba falta de sabiduría.

Los creadores decidieron destruirlos y para ello mandaron una tenebrosa lluvia, de día y de noche. En ese momento los animales y objetos que les pertenecían se rebelaron recriminándoles todo el mal que les inflingieron. Los animales, grandes y pequeños, los palos y las piedras les golpearon las caras. Se pusieron todos a hablar; los animales, que eran comidos, ahora les mordían; las piedras de moler, que sufrían en sus caras el tormento de ser molidas, reducían a polvo sus carnes; las ollas y comales, siempre aporreadas y quemadas, les quemaban y golpeaban.

Los hombres de palo corrían desesperados; querían subirse sobre las casas y sus casas los arrojaban al suelo; querían subirse a los árboles y ellos les lanzaban lejos; querían cobijarse en las cavernas y éstas los rechazaban. Así fue la ruina de los hombres creados de madera. Se dice que su descendencia son los monos que existen en los bosques.

Los progenitores se reunieron en consejo para decidir antes del alba con qué sustancia construirían al hombre. Deliberaron y encontraron la sustancia que debía formar la sangre y la carne del hombre. Cerca de la Casa sobre Pirámides y de la Mansión de los Peces crecían las mazorcas amarillas y las mazorcas blancas. El zumo de las mazorcas se introdujo en la carne del hombre e hizo aparecer su grasa y sus musculos y cobraron vida con la Palabra de Construcción los primeros padres.

Los Poderosos del Cielo crearon en primer lugar cuatro hombres: Brujo del Envoltorio, Brujo Nocturno, Guarda-Botín y Brujo Lunar. Entonces los cóatro primeros varones hablaron, dijeron, vieron, oyeron, anduvieron, asieron. Eran hombres buenos y hermosos; todo lo veían, conocían el mundo entero. Su pensamiento iba más allá de bosques y valles.

Los Señores del Cielo se mostraron preocupados, pues sus criaturas lo conocían todo, lo grande, lo pequeño, lo cercano, lo lejano. Ellos temían que sus construídos terminaran pareciéndose a sus inventores. Y deshicieron un poco la obra, los volvieron menos perfectos de lo que en un principio habían deseado; fue entonces que las miradas de los cuatro se nublaron y no vieron más que lo que estaba a corta distancia. Así fue como perdieron la Sabiduría y toda la Ciencia los cuatro varones.

Fuente: Leyendas de los orígenes del mundo

Viendo un documental sobre el origen de la humanidad contaron varias leyendas, a mi me gusto está y quise compartirla con ustedes, ¿Conocen alguna leyenda que les fascina y quieran compartir?

2 comentarios

Deja un comentario