domingo, febrero 17, 2019
Amor Amigos

Basta, actúa contra el bullying

Después de algunas semanas en clases, seguro ya te diste cuenta quién es el niño o niña “bully” del salón o a quién suelen molestar con frecuencia, si no es que a diario.

Antes que nada, debes saber si se trata de un caso de acoso o bullying. Por lo pronto, es más fácil identificarlo si observas que hacen una broma a alguien y este compañero no se rie, lo que significa que para éste no fue gracioso, se le ve incómodo y hasta puedes ver como se entritece o incluso se enoja.

Si molestan mediante ataques, bromas pesadas, agresiones y burlas de muchos contra uno o de una persona a otra. Sin duda es un caso de acoso escolar.

¿Sabías qué?

Según un estudio de la ONU, en un país como México, 7 de cada 10 niños han sufrido bullying.

Recuerda las 3″C” del acoso escolar, este ocurre cuando es:

  • Con intención
  • Contra alguien
  • Constante

Además, para que se dé una situación de acoso, hay diferentes participantes:

Agresor: inicia los ataques.

Víctima: a quien molestan de forma continua.

Cómplices: todos los que se ríen, aplauden o apoyan al agresor.

Bully pasivo: quien fomenta y alienta a otros para que molesten a alguien.

Todos tenemos derechos

Los niños tienen derecho a ser felices y tú puedes contribuir a que esto suceda con diferentes acciones:

  • Todos los días haz una cosa buena por alguien.
  • Di no a las groserías, apodos y empujones.
  • No juzgues.
  • No sientas lástima por otros.
  • Si no tienes nada bueno que decir, no digas nada.

Aplica la regla de las 3″D”

  • Detente
  • Di basta
  • Denuncia

La persona que acosa, el bully, debe parar; la víctima, debe enfrentarlo y pedir que no lo sigan molestando, pero quizá más importante, las presonas alrededor también deben participar y denunciar cuando se den cuenta de algún caso.

El respeto es indispensable entre todos, por lo que hay diferentes actitudes que se deben evitar para no escalar el conflicto, como cuando:

  • No te dejan jugar.
  • Te sacan del juego e marcha.
  • Se burlan de lo que haces.
  • Se burlan de tu apariencia.
  • Te empujan para quitarte.
  • Te ponen apodos que no te gustan.
  • Te dicen groserías.

Es importante enfrentar a quien nos acosa, pero no se debe caer en agresiones físicas o insultos sin sentido. Todos tenemos algo en común, si son capaces de encontrarlo, descubrirán algo que los una, e incluso puede ser el inicio de una relación de respeto y amistad. Info via Diana de la Vega

Deja un comentario

Utilizamos cookies para ayudar a mejorar el sitio web y con fines publicitarios. Puedes cambiar la configuración de tu navegador o instalar una extensión para borrarlas automáticamente. : )