Mis Noticias

¡Reducir, reutilizar y reciclar!

Había una vez un peque (como tú), que nació y lloriqueaba para comer, se divertía babeando a su paso, dormía como un angelito y usaba muchos pañales.

Luego, ese bebé fue creciendo y dejó atrás los biberones, chupones y un patito de hule amarillo (bueno, al patito todavía lo sacaba de vez en cuando ¡pero sin que nadie lo viera!).

Empezó a ir a la escuela y cada año le compraban cuadernos, lápices y papitas para comer en los recreos.

Después, en la secundaria se enamoró y todas las semanas regalaba chocolates con envolturas rojas y compartía refrescos con doble popote.

Más tarde, entró a la universidad y tuvo que mudarse a otra ciudad. Cada fin de semana volvía en autobús para visitar a sus amigos.

Años después, consiguió su primer trabajo, se compró muchas corbatas y un stéreo con cuatro bocinas más grandes que las cuatro llantas de su nuevo coche. Viajó por el mundo, se casó, tuvo bebés que comían mucha papilla y luego, cuando fue un viejito, volvió a usar muchos pañales. Fin

Hago basura, luego existo

A lo largo de tu vida hay algo que siempre te acompañará: los desechos. Crecerás, te enamorarás, trabajarás mucho, consumirás agua y energía, y generarás basura.

A cada paso que das, seguro te acompaña alguna basurita que no desaparece mágicamente y que se queda a vivir en el mundo por cientos de años. De este modo, termina en ríos, mares, desiertos y selvas donde viven muchos animales y plantas.

Buenas nuevas

Para que en tu vida haya menos desechos recuerda la regla de las 3R que es tan importante como las tablas de multiplicar y la hora de la salida.

Reducir: Hay que disminuir la cantidad de basura que produces y evitar compras innecesarias.

Reutilizar: Usar, volver a usar y volver a usar en lugar de comprar y comprar.

Reciclar: Separa las cosas que, después de usarse, pueden transformarse para renovarse. Un ejemplo es el papel usado. Si lo llevas para que lo reciclen puede volver a ser papel limpio.

Recuerda lo anterior y repítelo como un himno de vida: ¡Reducir, reutilizar y reciclar! FUENTE: Adolfo Córdova

Deja un comentario