Mente, Cuerpo Estilo

Murió el sentido común

Hoy lloramos la muerte de un querido amigo: SENTIDO COMÚN, que ha estado entre nosotros durante muchos años. Nadie sabe a ciencia cierta qué edad tenía, puesto que los datos sobre su nacimiento, hace mucho que se han perdido en los vericuetos de la burocracia.

Será recordado por haber sabido cultivar lecciones tan valiosas como:

Hay que trabajar para poder tener un techo propio.
Se necesita leer todos los días un poco.
A quien madruga Dios le ayuda.
La vida no siempre es justa.
Tal vez haya sido yo el culpable.
No gastes más de lo que ganas.
A Dios rogando pero con el mazo dando.

Defendió a capa y espada las virtudes humanas:

Prudencia.
Justicia.
Fortaleza.
Templanza.

Su salud comenzó a deteriorarse rápidamente, cuando se aplicaron reglas bien intencionadas, pero ineficaces: informes respecto de un niño de seis años acusado de abuso sexual por haber dado un beso a una compañera de clase; adolescentes que debieron irse a otro colegio por haber denunciado a un compañero distribuidor de droga y una maestra despedida por reprender a un alumno indisciplinado, sólo hicieron que empeorara su condición.

Sentido Común perdió terreno cuando los padres atacaron a los maestros sólo por hacer el trabajo en el que ellos fracasaron: disciplinar a sus ingobernables hijos.

Declinó aún más cuando las escuelas debieron requerir un permiso de los padres para administrar una aspirina, poner protector solar o colocar una tirita a un alumno o cambiar un pañal, aunque eso sí, tenían prohibido informar a los padres si una alumna estaba embarazada y menos, si quería abortar.

Sentido Común perdió el deseo de vivir cuando los Diez Mandamientos se convirtieron en material risible, algunas iglesias en infames negocios y cuando los criminales empezaron a recibir mejor trato que sus víctimas.

Para Sentido Común fue un duro golpe saber que uno ya no puede defenderse de un ladrón en su propia casa, pero el ladrón si puede demandarnos por agresión y que si un policía mata a un ladrón, incluso si éste estaba armado, sea inmediatamente investigado por exceso de defensa o acusado de gatillo fácil.

La muerte de Sentido Común fue precedida por:

La de sus padres: Verdad y Confianza.
La de su esposa: Discreción.
La de sus hijas Responsabilidad y Justicia.
La de su hijo: Raciocinio.

Lo sobreviven sus espantosos hermanastros:

Llamen a mi abogado.
Yo no fui.
No te metas.
Soy Una Víctima de la Sociedad.

No hubo mucha gente en su funeral, porque muy pocos se enteraron de que se había ido. Si Tú aún lo recuerdas, lee, medita y comparte este texto. En caso contrario, únete a la mayoría, no hagas nada. u.u

Autor: Desconocido

7 comentarios

  • Será recordado por haber sabido cultivar lecciones tan valiosas como:

    Hay que trabajar para poder tener un techo propio.
    Se necesita leer todos los días un poco.
    A quien madruga Dios le ayuda.
    La vida no siempre es justa.
    Tal vez haya sido yo el culpable.
    No gastes más de lo que ganas.
    A Dios rogando pero con el mazo dando.

    Yo pienso que en esta parte del texto está la clave para realizarnos como personas plenas y poseedoras de un buen sentido común; no lo perdamos eh!, sin sentido común sólo se cometen barbaridades que pues luego sólo nos causan daño. u.u

  • ” El sentido común es el conocimiento que se adquiere por medio de la experiencia y a través de los sentidos, de una manera espontánea, dispersa, acrítica y convencional.”

    Características del sentido común:
    El sentido común es un conocimiento espontáneo en su origen; refleja a la realidad un modo disperso y está basado en la convención, por ello puede calificarse de espontáneo, disperso y convencional.

    Espontáneo:
    En razón de que el conocimiento de sentido común , se da sin haberlo buscado conscientemente; o bien, es producto de la necesidad de dar solución inmediata a problemas particulares.

    Disperso:
    Porque el conocimiento ordinario de sentido común se limita a explicar los hechos aisladamente, sin llegar a establecer relaciones entre ellos.

    Convencional:
    Debido a que este tipo de conocimiento se basa en la tradición o consenso de la mayoría; es decir, la vigencia de este tipo de conocimientos se debe al acuerdo común de quienes lo comparten y utilizan.

    Fuente: http://www.monografias.com.

  • Un texto muy interesante para meditar Tomas, cada dia que pasa es triste ver como perdemos el sentido comun y los valores morales, cada generacion que viene las cosas no mejoran sino que se degradan mas, y la pregunta es, hasta donde vamos a llegar??? 😡

  • Ciertamente, más de alguna vez, nosotros mismos hemos contribuido a la muerte del sentido común, con nuestros egoísmos. Y por ello, hoy muchas cosas parecen o, mejor dicho, “están” al revés. >.< Como muestra clara, esto:

    *Para Sentido Común fue un duro golpe saber que uno ya no puede defenderse de un ladrón en su propia casa, pero el ladrón si puede demandarnos por agresión y que si un policía mata a un ladrón, incluso si éste estaba armado, sea inmediatamente investigado por exceso de defensa o acusado de gatillo fácil.*

  • Magnifico texto Tomás… y creo que me has hecho pensar que en ocasiones me he comportado de mala manera… tendré que pensar más en lo que hago y digo:(

  • En verdad un texto muy lindo Tomás! Y es que en verdad hay cosas que no reflexionamos y las damos por hechas o simplemente no lo pensamos sólo hacemos y eso muchas veces sólo cuando nos conviene, de otra manera nos hacemos los desentendidos al respecto… Dentro de cada uno de nosotros está el ser mejor cada día y no permitir que el sentido común ni sus familiares desaparezcan.

    Muchas gracias por compartirlo! ^^


  • Qué reflexión tan interesante y profunda amigo querido, y la verdad no quiero sumarme a la lista de desentendidos.
    Es muy importante reflexionar el como estamos actuando y como nos estamos proyectando en nuestro entorno, más aún si tenemos la responsabilidad de guiar a unos seres que Dios nos regalo para educar y formar. Nuestros Hijos.
    Nos fijamos en tantas cosas sin importancia sin darnos cuenta de lo realmente escencial para nuestro crecimiento personal y espiritual.
    Detengamosnos un poquito y analicemos que no debemos contagiarnos del acelere del mundo. Debemos actuar analizando cada paso que demos, ya que de ello, dependen nuestros frutos.

    Gracias Tomas, un tema realmente interesante y definitivamente reflexivo.
    Dios te bendiga y te guíe en esta nueva etapa de tu vida ” Ser Padre”.

Deja un comentario